El padre de la risoterapia

Patch Adams

«Lo más curativo es el amor, el humor y la creatividad»

patch-adams-risoterapia
Patch Adams, el padre de la risoterapia

Su nombre real es Hunter Doherty Adams, pero es mundialmente conocido como Patch Adams, el médico de la risoterapia. Nacido el 28 de mayo de 1945 en Washington, además de médico e inventor de la risoterapia, es activista social, diplomático, escritor y payaso

Saltó a la fama después de que Robin Williams protagonizara la película que lleva por título su nombre, Patch Adams, dirigida por Tom Shadyac en 1998. El largometraje es un recorrido por la vida adulta de Adams, desde su ingreso voluntario en una institución mental hasta su posterior  graduación en medicina.

Quizá también te interese Alyssa Carson, Blueberry, la astronauta del traje azul que viajará a Marte en 2033

patch-adams-risoterapia
Robin Williams dando vida a Patch Adams en la película dirigida en 1998
patch-adams-risoterapia
Robin Williams y Patch Adams durante el rodaje de la película

Una adolescencia problemática

Debido a que su padre era oficial del ejército estadounidense, Adams pasó gran parte de su adolescencia en bases militares, algunas de ellas en Alemania, país donde residían cuando tuvo lugar el fallecimiento de su progenitor. Este evento funesto, ocurrido en 1961, hizo que su madre, hermanos y él regresaran a Estados Unidos, más concretamente a Virginia, donde residía la familia materna de Adams. 

Aquel retorno al país de origen no se dio con buen pie para el que más tarde se convertiría en el padre de la risoterapia. Según el propio Adams relata en su biografía y recogía el diario El Mundo el pasado mes de mayo: «Me metía en problemas con mis compañeros, que me pegaban por enfrentar el racismo que me rodeaba. Yo era un niño extraño. Al final de mi adolescencia fui hospitalizado tres veces porque no quería vivir en un mundo de tanta violencia e injusticia. Pero todo cambió en mi última hospitalización, cuando decidí que, en lugar de quitarme la vida, haría un revolución amorosa. A los 18 años decidí ser feliz y trabajar para graduarme como médico».

patch-adams-risoterapia

Su paso por una institución mental

Debido a sus desórdenes de personalidad e intentos de autolisis, en 1963, dos años más tarde del fallecimiento de su padre y cuando Adams contaba 18 años, su madre lo llevó a un hospital psiquiátrico donde Patch aceptó ser ingresado. En él compartió habitación con Rudy, un interno que padecía alucinaciones, sentía temor por las ardillas y gustaba de comer papel higiénico. Enseguida, Adams estableció una relación de amistad con Rudy, con quien participaba de sus juegos y bromas

Esta relación, hasta cierto punto terapéutica, basada en el humor inspiró a Patch Adams para estudiar medicina tras ser dado de alta. Así, ingresa en el Colegio Médico de Virginia donde estudia los cursos de pre-medicina. Adams se doctoró en Medicina en la Universidad de Virginia Commonwealth en 1971, a la edad de 26 años.

Desviaciones de la película

patch-adams-risoterapia
Robin Williams, arriba, en una escena de la película; Patch Adams con un paciente, abajo

Durante la filmación de la película, en 1998, Robin Williams tenía 47 años y en ella retratan a Adams como un estudiante de medicina de avanzada edad. Sin embargo, la realidad es que Patch Adams completó la escuela secundaria a con 18 años, la universidad con 22 y la escuela de medicina con 26.

Más amor y más risas, por favor

Patch Adams durante una sesión de risoterapia en el hospital de Montreal – El Mundo

En 1972, Patch Adams fundó el Instituto Gesundheit! (del alemán, ¡salud!), ubicado en Hillsboro, una zona rural de Virginia. La intención principal de su fundación fue implementar un tipo de cura en la que prime el elemento de la risa como terapia curativa para el paciente. Entre los movimientos que promueve se encuentra la asociación «payasos humanitarios».

 

Empezaba este artículo con una misiva de Adams en el encabezado: «Lo más curativo es el amor, el humor y la creatividad», pertenece a una entrevista realizada por el diario El Mundo, en 2014. Pues bien, lo termino completando otra recogida en la misma entrevista: «En vez de intentar quitarme la vida, voy a ser feliz a toda costa… Y voy a empezar una revolución basada en el amor».