Los géneros literarios de mis novelas

Hola, exploradores de universos infinitos: 🚀
woman inside library looking at books
Hace un par o tres de años leí una entrevista realizada a Myriam Millán (1982, Sevilla), ganadora del 1er. Premio Literario de Amazon, en la que expresaba algo que me llamó bastante la atención: el género en cuyo entorno erige su universo literario cada escritor se lleva en los genes (no es una cita literal). Llamó mi atención porque me gustó la forma clara y sencilla con que dio respuesta a una idea que no lo es tanto y con la que estoy completamente de acuerdo: en efecto, el género literario se lleva en los genes, sin duda.
Por ejemplo, tal como se anuncia en mi página de autora de Amazon, mi tendencia natural al escribir poesía es hacerlo en torno al amor y al desamor, sin embargo, cuando se trata de un relato o de una novela las tramas giran alrededor del suspense psicológico y el realismo mágico casi sin excepción.

Enfocada en el amor y el desamor con la poesía, y en el suspense psicológico y el realismo mágico con las novelas y los relatos, asegura que la inspiración la encuentra mientras escribe, rara vez de diferente modo, es por ello por lo que se autodefine escritora de brújula.
(Extracto de mi biografía literaria presente en mi página de autora de Amazon).
En lo que respecta a mis obras, cuando hago mención al thriller psicológico no tiene nada que ver con el terror, sino con la importancia que recae en los pensamientos de los personajes: me gusta dotarlos de personalidades profundas, complejas, extravagantes y/o reflexivas. Así, a lo largo de la historia, acostumbran a expresar sus impresiones acerca de las relaciones sociales, la sociedad o lo que fuere que sucede en determinado momento de la trama.
De hecho, he querido hacer esta entrada porque, lejos de lo que pueda parecer, encasillar una novela en un género literario al menos para mí es una tarea en ocasiones compleja. En no pocas ocasiones salvando excepciones como puedan serlo las novelas puramente policíacas o de ciencia ficción, una obra toca varios palos, haciendo que la tarea de englobarla en un único género sea un punto engorrosa. Sin ir más lejos, mi novela El juego de los videntes es un thriller psicológico, pero también podría denominarla thriller romántico —género en que elegí catalogarla para la creación de la portada de su segunda edición— con tintes de policíaca y sería igual de acertado.
Y tú, como lector o autor, ¿qué opinas a este respecto?
Un cálido saludo y, como siempre, muchas gracias por pasarte por mi blog. 😀
Míriam M. Ramírez
#LargaVidaALasLetras